RESC atados

Dibujo realizado por Sofío Madariago en mayo de 1936. Obsérvese el parecido de este desconocido personaje con nuestro actual presidente del gobierno.

Dibujo realizado por Sofío Madariago en mayo de 1936. Obsérvese el parecido de este desconocido personaje con nuestro actual presidente del gobierno.

Apareces una vez más, con mentiras, pinocho derechón. Contradices tus promesas, enmascaras las palabras y no las llamas por su nombre.

Ruin crisis, la del valor de no tener el suficiente valor. Sin el coraje de la prudencia cuando las vacas engordaban, nos queda el hambre de tiempos prósperos. Mariano, nos pones los cuernos, nos engañas, ocultas la verdad y la conviertes en un juego de definiciones de mentiroso.

Qué caridad más cara, Mariano, la que pagaremos los inocentes. Los que se llenaron el bolsillo a zarpas llenas, hoy nos arañan con sus uñas. Quieren nuestra sangre, para regar la tierra. El llanto silencioso no la hizo más fértil.

El riesgo de ser unos primos aumenta cada día, la prima de riesgo despega, hacia las estrellas lejanas. Pagaremos intereses, tú, vosotros, nosotros. Sin educación, sin sanidad, sin derechos… Malditos ladrones de guante blanco. Administrasteis mal nuestro futuro para asegurar el vuestro. Robasteis el pan del pueblo. Os enriquecisteis y las migajas… para nosotros, palomas incautas, hace ya tanto tiempo. Tanto tiempo…

Mientras no renunciáis a viajar en primera clase, nos pedís que nos sacrifiquemos. Mientras seguís con vuestros indignos sueldos vitalicios, nos negáis la vida digna.

Las lecciones de Esperanza son malas enseñanzas bajo la lluvia mediática. La chulería engreída de Mariano, el miedo a afrontar la realidad. Decís querer hacer las cosas como Dios manda, pero no hay dios al timón del gobierno que sepa qué rumbo tomar en medio de este mar embravecido, salpicando chispas a un barco de madera podrida y seca, untado por la mentira inflamable.

Dejad en paz a Dios, pecadores siniestros, grumetes de agua dulce, nos amargáis con vuestra santa y cristiana improvisación. Qué cruz, pues veníais como salvadores y no sois más que aduladores del diablo, o de una Angela teutónica. El infierno arde, la Roja levanta pasiones y… ¡Gol! Con una hábil vaselina, Mariano y su partido nos sodomiza, diez minutos antes que empiece el encuentro. Hambre y circo.

¿No es un rescate? ¿No? La verdad ha sido secuestrada; la opinión, manipulada; la esperanza, anegada; el futuro, maniatado.

Zaherida la noche, más oscura sin estrellas en el firmamento, las nubes se ciernen sobre las hipotecadas casas.

Sofío Madariago. 1936.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s