No quiero SOPA

Sofío se autorretrató en este dibujo para ilustrar su poema "No quiero SOPA".

A la libertad, al viento fresco, a la ligereza de mi ser,
liviano en la brisa matutina, pesado descanso con gusto.
Dejadme en paz. No pretendáis entenderme. Yo no lo sé hacer.
Galopo, brinco, corro, río, lloro y meo detrás de un arbusto,
o delante, si ha de ser ante vuestros ojos y os salpico.
Libre soy, como un conejo; y esclavo soy, de tu conejito.

Ni soy un cabrito, ni soy un ángel, pero tengo las alas de éste,
y salto como ése libre entre las dudas y ligero de vergüenza ajena.
Feliz soy, desnudo ante el mar, aunque en mi culo la arena se mete,
puedo limpiarlo en un fresco océano salado, en las olas serenas,
y soltar pedos fétidos e impertinentes por mi locuaz boca,
que quisierais sellar con mierda perfumada de mentiras pastosas.

¿Queréis proteger mi libre albedrío? ¿Veláis por nuestras almas?
No me hagáis reír, vocingleros del silencio, siervos de la obscenidad.
Tras los limpios y blancos guantes, vuestras sucias y negras garras.
Al servicio del poderoso vivís y él ansía sepultar la voz de la verdad.

No defendéis ni a autores, ni derechos, ni verdades, ni pueblo llano,
verdugos mal pagados, deudores de sangre inocente a vuestro amo.

Atacáis nuestros derechos, nos convertís en criminales sin razón,
vosotros, carceleros mercenarios, vigilantes de mirada impía.
Fiel a mi infidelidad, yo clamo al adulterio contra la opresión.
pongámosles cuernos a esos cabrones, acostémonos con la osadía.
Levantémonos juntos, quitémonos la pesada manta del miedo,
porque a los pies de nuestra alcoba, aullan lobos hambrientos.

La censura en la red marcó las cartas del menú  injusto y legal.
Escupamos ese veneno líquido y caliente que nos han cocinado.
A sonrisa complaciente, empacho agrio, eructo sordo y diarrea letal.
Angustioso es tener que tragar sus heces como manjar refinado.
No quiero ese caldo, no me instruyáis en el arte de la nutrición,
pues ya sé que vuestros brebajes dan gases, y la SOPA ¡indigestión!

Sofío Madariago, 1941

Las palabras de Sofío Madariago son vigentes aún en nuestros días. Para aquell@s que no sepáis que es la ley SOPA, os aconsejamos ver este vídeo: