Ingrato gato

Dibujo realizado por Sofío Madariago en 1943, para ilustrar este poema de 1928

INGRATO GATO


Ingrato gato, gato ingrato

Pelo erizado, el de mi cabeza marchita

Lluvia de orín en mi puerta cerrada

Abiertos los brazos a la desesperanza florecida

 

Ingrato gato, gato ingrato

Rascas vehemente las pulgas de mi corazón,

me arañas la ilusión, te comes mi sardina

Pardo en la noche, maúllas a la luna gris

 

Ingrato gato, gato ingrato

acomodado sobre mi almohada cálida

Siete por dos, catorce gotas de sudor gélido

Una vida te di y otra más, todo lo que tenía

 

Ingrato gato, grato ingrato

Un día mi cola se agitó en tu gatito negro

Aquel suculento aroma a pescado me atrajo,

Y me convertí en indefenso juguete en tus zarpas

 

Ingrato gato, gato ingrato

cazaste a un ratón, ya no tengo escapatoria

Con queso me la dieron tus ronroneos

Fugitivo tramposo, huyes sigiloso de mi desdicha

 

Ingrato gato, gato ingrato

¿Por qué vienes, felino gris, en mi busca?

El desdén es tu moneda; el odio, tu lúgubre recibo;

y tu ingratitud, el olvido que prende fuego a mi dolor

 

Sofío Madariago. 1928.

Anuncios